Consideraciones para los coches

Algunos hábitos parecieran ser muy inofensivos, pero perjudican la parte mecánica del automóvil. Los motores están compuestos por un compendio de piezas de aluminio y de hierro, no por ello dejan de merecer cuidados, si les da un mal uso, como todo, se dañará tarde o temprano. Es posible evitar las averías de una manera muy simple, solo basta con realmente saber el por qué y cómo se le puede dar solución, para entonces adaptarse a hábitos que no sean perjudiciales para el coche.

Malos hábitos y cómo sortearlos

Cuando el automóvil es nuevo, procure no sobrepasar el pedal del acelerador por encima de la mitad. Se necesita que el coche marque cierto kilometraje, al menos 1000kw para que se adapten los elementos metálicos y se acople como es debido. Para facilitar el aumento de las revoluciones, pise el acelerador suavemente.

No sobrepase los giros, el motor no debe mantenerse a más del 60% por mucho tiempo. Es recomendable que no se superen las 4000 vueltas si es de gasolina, y si se trata de motores diésel no más de 3400rpm (revoluciones por minuto). Estas cifras se podrán rebasar si se ve en la necesidad de hacerlo, el problema está si lo continúa haciendo como algo normal.

El tipo de conducción: si es de transitar por zonas urbanas será necesario adelantar los cambios de aceite, puesto que bajo esas condiciones se desgastan. Con el filtro del aire que proceder de igual manera.

Respetar el mantenimiento: el tiempo estipulado para los cambios de piezas, el tipo de aceite, entre otros aspectos, se explican en el manual, sin embargo, la mayoría lo pasa por alto. Permanezca informado sobre los cambios que corresponden acorde al kilometraje, como por ejemplo, sustituir los circuitos de lubricación o la revisión de los inyectores después de los 100.000 kilómetros.

Amortiguación: son algo engañosos, son muchos los que la pasan por alto “porque luce bien”, pero resulta que en realidad que los desgastes de esta pieza no son muy evidentes, por ello es recomendable que cada 15.000 kilómetros se le haga una revisión. Recuerde que ellos son componentes fundamentales como parte del sistema de seguridad vehicular.

En cuanto a presupuesto, cambiar un motor suele ser muy caro, debido a que lo conforman nueve piezas en total, sin contar los múltiples cables y las finas manguerillas. Para que en el proceso no pierda la billetera o la cabeza, es mejor comprar en desguaces, en donde tienen una gran variedad que hace casi imposible no encontrar el modelo que busca, a buenos precios y de calidad.

Acceda a www.motoresdesegundamano.es y completando el breve formulario que contemplan, le contactarán para ofrecerle diferentes ofertas según lo solicitado.