El cuidado de las toallas para que se parezcan a las de los hoteles

Seguro que en más de una ocasión has cambiado las toallas porque te da la sensación de que huelen a humedad, o están tan ásperas que no te gusta secarte con ellas después de la ducha, justo en ese instante te acuerdas de las toallas de los hoteles que son tan suaves y que secan tan bien y te preguntas que harán para que siempre estén así impolutas y suaves. La verdad es que igual la respuesta no es tan complicada, ya que ellos lo que hacen es que las llevan a una lavandería donde las tratan de la mejor manera, sin productos agresivos y respetando siempre el tejido por encima de todo, es normal que al final el resultado sea tan maravilloso. Además, trabajan con el algodón, siempre es importante que sea al cien por cien ya que es lo que nos va a garantizar un secado mejor y una suavidad inigualable, claro ellos trabajan con distribuidores especializados que se dedican en exclusiva a la fabricación y venta de toallas, sitios como resuntex que se convierte en un referente en este asunto.

Pero claro, estamos hablando de un distribuidor que sirve al por mayor y que no lo hace con particulares así que si queremos que nuestras toallas se parezcan en algo a las de los hoteles es bueno que sigamos estas recomendaciones, y así podremos encontrarnos algo parecido sin tener que invertir cada dos por tres en la compra de las mismas. En primer lugar, cuando compramos un juego de toallas debemos saber que hay que darles un primer lavado, siempre solas ya que sueltan pelusas y quizás podrían desteñir sobre cualquier otra prenda, así que será el primer paso cuando las llevemos a casa, el cambio de toallas siempre es un punto de controversia entre muchas personas, más que nada porque nadie sabe exactamente cuando se deben cambiar, y cada uno se mueve por criterio propio, si hemos lavado las toallas hoy y nos duchamos a continuación la toalla no se queda sucio sino mojada, si no la secamos bien evidentemente huele a humedad, y por lo tanto se convierte en un nido de bacterias, así que bastará con dejarla secar bien y tendremos una toalla impecable lista para volver a usar, cambiarlas por unas limpias una vez a la semana será suficiente.

Seguir las recomendaciones del fabricante a través de la etiqueta nos ayudará a conservarlas de la mejor manera, veremos cómo no es tan complicado disponer en casa de unas toallas con la misma suavidad de las que disfrutamos en los hoteles.